Ídolo de madera de Pachacamac

Ídolo de madera adorado por la cultura Wari

Pachacamac es un santuario inca que estuvo en funcionamiento durante los siglos XV y XVI en la costa peruana. Estaba dedicado al dios del mismo nombre (que significa ‘creador de la tierra’), uno de las principales divinidades prehispánicas y oráculo de la costa central del Antiguo Perú.

El conquistador español Hernando Pizarro ocupó el lugar en 1533 y, según cuentan las crónicas, habría destruido el ídolo de madera en honor a la deidad para reemplazarlo por una cruz.

Pizarro encontró resistencia para entrar en el templo, ya que solo los sacerdotes tenía permiso para acceder al edificio. Su objetivo era imponer el cristianismo y apropiarse de las riquezas del sitio, ya que creían que era tan suntuoso como el Vaticano o La Meca. Pero cuando se encontraron que la estatua de Pachacamac era de madera quedaron decepcionados.

En 1938, sin embargo, los arqueólogos hicieron un descubrimiento increíble. Encontraron un poste tallado que representaba al dios inca de la creación, lo que sugería que los españoles se equivocaron de tótem durante la ocupación de este lugar emblemático del Imperio Inca en los Andes o que su destrucción no fue completa.

Investigadores del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) de Francia y la Universidad de Sorbona han puesto luz en el controvertido debate. Sus análisis han confirmado que el ídolo de Pachacamac fue construido durante el periodo conocido como Horizonte Medio (entre los años 500 y 1000 después de Cristo).

 

Esta época de desarrollo de las civilizaciones andinas vio como emergía el predominio de la Cultura Wari, que floreció en el centro de los Andes alrededor del siglo VII y que llegó a expandirse hasta los actuales departamentos peruanos de Lambayeque por el norte, Moquegua por el sur y la selva del departamento del Cuzco por el este.

 

journals.plos.org

 

Los científicos también han determinado la policromía original de la estatua. “Se observaron rastros de colores en sus diferentes secciones usando microscopía portátil y espectrometría de fluorescencia de rayos X, lo que condujo a la identificación de pigmentos minerales amarillos, blancos y rojos, incluida la presencia de cinabrio”.

“Fechada entre los siglos VIII y IX, esta estatua sagrada habría sido adorada durante casi 700 años, desde su creación hasta que llegó el momento de la conquista española, una época en la que Pachacamac se constituyó en un importante lugar de peregrinación”, añaden los autores de la investigación.

 

 

 

 

Desde que fue hallado el ídolo, los arqueólogos se preguntaron sin su color rojo intenso se debía a sangre derramada sobre la madera durante algún tipo de prácticas de sacrificio. Lo que han encontrado ahora los científicos es que hay blanco en los dientes de un personaje y amarillo en ciertos tocados.

Más interesante aún. Los investigadores pudieron determinar la composición química de los pigmentos y mostrar que el rojo no es sangre sino mercurio, probablemente derivado del cinabrio, un mineral de mercurio conocido durante más de 2.000 años en la región en esta región de los Andes.

Sin embargo, las fuentes de cinabrio en la región andina se encuentran a casi 400 kilómetros de distancia de Pachacamac, en una área situada en altitud. “Por lo tanto, el ídolo se pintó con una intención, sin duda la de mostrar poder económico y político mediante el transporte de un pigmento de una región distante, desechando otros que estaban disponibles localmente”, apuntan.

El primer análisis de carbono 14 realizado en el ídolo de Pachacamac permitió saber que el objeto fue diseñado, probablemente por los Waris, alrededor del año 731 después de Cristo, unos 700 años antes del apogeo del Imperio Inca. Este detalle confirma que el sitio ya tenía importancia ritual antes de la llegada de los incas, que más tarde lo convirtieron en uno de sus principales centros de peregrinación, hasta el punto de albergar un oráculo que aconsejaba al mismísimo emperador.

 

Ídolo de madera de Pachacamac
Ídolo de madera de Pachacamac

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: